23 DE SEPTIEMBRE DIA INTERNACIONAL DE LA LUCHA CONTRA LA TRATA DE PERSONAS

La OIM se suma a la conmemoración del 23 de septiembre como Día Internacional de la Lucha contra la Trata de Personas y reafirma su compromiso en trabajar para combatir este delito.
La fecha, consagrada en realidad como Día contra la Explotación Sexual y el Tráfico de Mujeres, Niños y Niñas fue instaurada en Daka-Bangladesh en 1999 por la Conferencia Mundial de la Coalición Contra el Tráfico de Personas. La elección del día se inspiró en una ley impulsada por el socialista Alfredo Palacios en Argentina en 1913. Fue la primera formulación legislativa en el continente contra la prostitución de mujeres y niñas y la elección de la fecha fue resultado de la gestión que realizaron Zoraida Ramírez Rodríguez, por la Coalición contra el Tráfico de Mujeres, y Atilio Alvarez, entonces presidente del Consejo del Menor y la Familia en 1996.
Las víctimas de trata son personas que provienen tanto del exterior como del interior del país; pueden ser mujeres, hombres y niños que caen en redes que comercian con la explotación sexual o laboral del individuo. No obstante, el principal grupo de vìctimas afectadas son mujeres, niñas y niños que son sometidos a situaciones de extrema coacción y violencia para que estas redes obtengan beneficios con el comercio de sus cuerpos. Este fenómeno, lejos de ir en disminución, está cobrando cada vez más víctimas.
La OIM reconoce que es importante contar con estimaciones arraigadas sobre la trata de personas en el ámbito nacional, regional y global que hayan sido examinadas empíricamente. Sin embargo estos datos son difíciles de obtener y verificar debido a la naturaleza clandestina del fenómeno. Las estimaciones globales sobre el número de personas tratadas cada año varían desde 600.000 según el Departamento de Estado de Estados Unidos hasta 4 millones. Según un estudio de la OIT del año 2005, 2.45 millones de personas son víctimas de trata a nivel mundial. La información surge a partir de una estimación mínima sobre las víctimas de trata basada en fuentes publicadas entre 1995 y 2004. Desde esa fecha, el dato no ha sido actualizado.
En Argentina, el Programa de asistencia para las victimas de la trata de personas de la OIM, asistió a un creciente número de víctimas desde 2005. Mientras ese año se asistieron 46 personas; en el 2006 fueron 77; en 2007 107; en 2008 150 personas y durante el periodo enero – julio 2009: 130. Si se analizan los casos asistidos en función del sexo, hasta el 2008 el 100% de los casos asistidos por explotación sexual correspondió a mujeres. Recién este año se asistió el primer caso de explotación sexual masculina (travesti). Por otra parte, los casos de trata con fines de explotación laboral señalan una mayor participación de las mujeres. En cuanto a la edad de las víctimas, el 41% de los casos asistidos fueron mujeres entre 22 y 30 años; en segundo lugar, el 37% fueron mujeres entre 18 a 21 años y por último se encuentra el grupo de niñas y adolescentes y las mujeres mayores de 30 años representan el 22% restante.
Para evitar que más personas sean víctimas de este delito o que aquellas que lo fueron no caigan en una re-victimización es indispensable generar las condiciones para modificar sus condiciones de vida. En este sentido desde el año 2002, la OIM implementa en Argentina el Programa de Asistencia a las Víctimas de Trata (Programa AVoT) que provee asistencia integral a quienes padecen este delito. A su vez, a través de diversas actividades promueve la capacitación de distintos actores sociales, sobre todo funcionarios públicos y realiza campañas de información pública para concientizar a la población sobre esta problemática. En este sentido, la OIM considera que este tipo de conmemoraciones son útiles sobre todo para colocar el tema en la agenda mediática y promover así que la ciudadanía tome una mayor conciencia sobre este grave problema y poco a poco se eviten nuevas víctimas y quienes padecen este tipo de sometimiento encuentren la ayuda necesaria para liberarse de la explotación y combatir este delito.



martes, 30 de septiembre de 2008

CAUSAS DE LA TRATA III

La trata de personas se ha convertido en un fenómeno criminal en constante crecimiento en todo el mundo. Esto se ve favorecido por las desigualdades económicas, el alto desempleo y el desmembramiento del sistema de vida tradicional en los países mas atrasados; que ha aumentado la necesidad de trasladarse y procurarse empleo en países con mejores condiciones económicas.

Desde una perspectiva de un mercado mundial, las victimas constituyen la oferta y los empleadores abusivos o explotadores del comercio sexual representan a la demanda. La oferta la alientan muchos factores, entre ellos la pobreza, la atracción de lo que se cree es un nivel de vida más alto en otras partes, la falta de oportunidades de empleo, la delincuencia organizada, la violencia contra mujeres y niños, la discriminación contra la mujer, la corrupción e inestabilidad política, y el conflicto armado. En algunas sociedades hasta las costumbres tradicionales, de entregar un hijo a un hogar sustituto en un centro urbano a cambio de la promesa de educación e instrucción en un oficio, pueden ser aprovechadas por los tratantes al hacerse pasar por agentes de empleo, e inducir a los padres a la entrega de un hijo al que luego convierten en objeto de la trata. Por el lado de la demanda, entre los factores que impulsan a la trata de personas figuran la industria sexual y la demanda creciente de trabajadores que se puedan explotar como mano de obra barata, vulnerable e ilegal.

Podemos reconocer entonces como origen de la trata a diversos factores mencionados como los económicos: pobreza, desempleo, endeudamiento, etc.; los sociales y culturales: violencia contra mujeres y niños; discriminación por género familiar, comunidad, Estado; los políticos y legales: corrupción sector público y ausencia de legislación en la materia; y los internacionales: creciente feminización de la migración laboral; endurecimiento de las políticas de inmigración de los países receptores.

Otra dimensión se refiere a la estrategia del engaño, direccionada a hacia el psiquismo del adolescente y que utilizan estas organizaciones criminales para introducirlos a éstos como victimas de trata. Y ello a partir de la seducción de oportunidades ficticias presentadas que sumada a la curiosidad, al anhelo de novedades y a la seguridad en sí propia del ímpetu de la juventud, los conducen a ser involucrados en la trata; puesto que carecen de recursos mentales y emocionales para discernir el riesgo de su proceder.

Durante la década pasada la trata de seres humanos adquirió enormes proporciones y ningún país en la actualidad está libre de este flagelo. En muchos casos, los traficantes de drogas han cambiado su actividad a la trata de personas por considerarlas más lucrativas y de menor peligro.

La trata de personas como comercio se realiza en todo el mundo, con una impunidad casi absoluta en muchos países ante la falta de legislación en la materia; y en otros en cambio, con sanciones mucho más leves que las aplicadas al tráfico de estupefacientes. Esto ha dado lugar al crecimiento incontrolable de este negocio ilegal; que genera miles de millones de dólares anuales, que escapan al fisco en cuanto al pago de impuestos y que además suele estar relacionada a otras actividades ilegales; ubicándose como la tercera actividad ilícita más lucrativa del mundo, después del tráfico de armas y del tráfico de drogas.